¿Qué hacer con tu proyecto en vacaciones?

Comenzaré diciéndote que si estás leyendo éste artículo desde la playa o un sitio paradisiaco de España o el mundo… que ojalá no haya de tu cerveza favorita, porque nosotros estamos currando :P.

Si como nosotros o por otras circunstancias no has salido de vacaciones o lo has hecho, tu proyecto en vacaciones de todos modos no descansará, ya que la demanda nunca para. Por ello en  éste artículo te daremos ideas para tu proyecto en vacaciones rinda lo máximo posible.

Si bien, aconsejamos no dejar de publicar, aunque si actualizas a un menor ritmo que el habitual será normal. Además, esto no quiere decir que tu tienda, tu blog o proyecto quede paralizado totalmente, hay muchas cosas por hacer, que te mantendrán ocupado durante este caluroso mes de agosto. Así que como no te quiero hacer perder el tiempo te las voy a decir ahora mismo.

   

Cosas que podrías hacer con tu proyecto en vacaciones

1) Revisa tus enlaces rotos

Google es cada vez más visto como un tigre al acecho de su presa, esa presa es una web poco optimizada, poco cuidada; en definitiva, de una web olvidada para confinar a la muerte, es decir, a las páginas 4 o 5 de su buscador.

Un aspecto importante es que tus enlaces estén cuidados y no hablo de enlaces a otras webs, que también, hablo de enlaces como imágenes incrustadas en tus artículos, formularios o encuestas que ya hayan terminado, es decir, todo lo que te lleve a una página inexistente, caduca o que genere el maléfico error 404.

Seguramente como la mayoría usas WordPress, por lo que te recomendamos el plugin Broken Link Checker, hará el trabajo por ti, sólo queda que vayas corrigiendo todo.

 

2) Revivir los mejores artículos y eliminar los menos vistos

Las páginas deben ser vigentes siempre, ya sabes, eso de los contenidos “ever green” que no tengan fecha de caducidad y sean vigentes sea cual sea el momento en que se leen. Pero a veces no es posible o no lo sabíamos y toca entonces repararlo.

Basta con ir a Google Analytics y eliminar todos los artículos que no reciban un número de visitas adecuado para considerarlo de calidad en tu blog, incluido en una tienda online si es necesario.

Toca actualizar los artículos más vistos y darles un nuevo empujón.

  1. Haz una lista de los 5 o 10 más leídos y recomiéndalos en una página donde des la bienvenida a los nuevos lectores o en una barra lateral para todos los que lleguen a tu web.
  2. Actualiza las estadísticas, ejemplos o fotografías que puedas de esos artículos.
  3. Coloca PD con la fecha, para que tus lectores sepan que es un artículo viejo, sigues atento al blog y no piensen que está olvidado de la mano de dios.

 

3) Actualiza la redacción de tus páginas y/o productos

Un blog o una tienda son como un bebé o un cachorro, no basta con darles de comer una vez y esperar a que crezcan solos, debemos darles mimos, cuidados y demás cosas, que sí, dan mucho trabajo.

Un blog vive de sus páginas clave, como “acerca de “, “contacto”, en el caso de una tienda obviamente, sus productos estrella (los más vendidos y los que te identifican) son claves para el éxito de tu proyecto.

Toca mejorar la escritura para motivar a tus lectores o clientes a que se suscriban a tu blog, o te compren tus productos o servicios.

¿Cómo? Mejorando tu ‘copywritting’.

 

4) Crear un producto/servicio nuevo

Ya sea que en tu blog no ofrezcas nada o tengas ya una tienda, ésta pausa de un mes (o dos) puede ayudarte a considerar el reinventarte. Piensa en algún servicio que vaya de acuerdo a la temática de tu blog y planea el lanzamiento en Septiembre. Lo mismo si posees una tienda, reinventa tus productos o servicios y vuelve con aires frescos y renovados.

proyecto-en-vacaciones-1

5) Analiza tu hosting

Toca echar un vistazo a cómo se comporta tu proveedor de hosting y elegir si seguir con ellos o buscar nueva casa (con el trabajo que pueda conllevar), pero siempre en miras hacia mejorar. Hace un par de semanas ya te hablábamos de cómo saber si un hosting es bueno o no. Echa un vistazo y toma decisiones al respecto.

Tengas tienda o blog, compites, y ferozmente, por tus lectores o clientes. Vale, tienen objetivos distintos, pero la guerra por un lector o un cliente, es feroz y es la ley de la selva aplicada a internet. Toca revisar bien tu estrategia, sí, y es tan obvio que ni lo mencionamos.

6) Toca analizar lo que hacen tus competidores

Te invito, primero, a que identifiques quiénes son realmente tus competidores, en Google, en las redes sociales y en tu mercado o nicho de mercado, y les espíes durante un par de semanas en sus blogs y redes sociales. SEMrush  puede ayudarte a la tarea.

Analiza qué hacen, qué tipos de contenidos publican, el horario y frecuencia de publicación, el tono que usa para sus lectores, incluso sus empresas de mensajería, plazos de entrega, todo. Luego toca analizar qué y cómo puedes implementar lo mejor de tus competidores a tu propio blog o tienda para mejorar.

7) Comienza con el email marketing

El email marketing es el marketing, pero dentro del email, suena sencillo pero no lo es en absoluto. Es entrar a lo más íntimo de tus lectores o clientes, y ofrecerles contenidos en ella, venderles, hablarles, escucharles. Pero obviamente, necesitas que te den su correo, y no te lo darán sólo por tu cara bonita, ellos necesitan una motivación, por lo que necesitas un producto anzuelo.

Si ya tienes uno, y tienes tiempo con él, toca hacer algo nuevo, novedoso e irresistible. Si no haces email marketing, es tiempo de formarte y buscar recursos para que tu lista de suscriptores comience a tener a sus primeros huéspedes.

8) Rediseñar

La opción más radical que puedes hacer es, rediseñar tu sitio totalmente. A veces es bueno cambiar un poco luego de una pausa vacacional como las del verano. Hay blogs que cada año rediseñan su sitio, hay otros que por más que pase el tiempo no cambian aunque sí lo mejoran añadiendo elementos o funcionalidades, por ejemplo mejorando las cajas de suscripción o estilizar los botones y la tipografía.

Hay cuatro elementos que puedes rediseñar, ya sea sólo uno de ellos o todos:

  1. Tu logotipo: Respetando lo colores de tu marca y la esencia de ésta.
  2. La tipografía: Cambies o no el theme, la tipografía es importante, puede ser clave en el tiempo en que un lector pasa en tu web, puedes aumentarlo significativamente.
  3. Los colores de tu web: Si bien no deberías cambiar los colores de tu marca, sí puedes añadir algunos para mejorar la visibilidad. Revisa tu paleta de colores y cómo influye en tus lectores.
  4. El theme; Implica quizá cambiar todo lo anterior de golpe en un diseño que rompa totalmente con el anterior. Algunos le tienen miedo, nosotros te invitamos a que consultes expertos o mejores themes y comiences el nuevo período con una imagen renovada.

¿Qué otra tarea consideramos beneficiosa en éstas vacaciones?

 

 

Derechos de foto: Freedigitalphotos

Deja un comentario