5 errores que se comenten con los servidores dedicados

¿Te estás planteando en contratar un servidor dedicado o simplemente quieres el tuyo propio? En ese caso te voy a explicar 5 errores que se suelen cometer que te pueden perjudicar para que los evites a toda costa.

A la hora de empezar con un proyecto online, una de las primeras cosas que debes tener en cuenta es el hosting que vas a contratar. Básicamente porque es uno de los factores más importantes a la hora de que tengas visibilidad en la red.

Entre los hostings que puedes contratar, hay varias modalidades, entre ellos los servidores dedicados. Pero también se puede dar el caso de que quieres tener el tuyo propio sin la necesidad de depender de ninguna otra empresa (yo no te lo recomiendo) nunca tendrás obtendrás las mismas prestaciones (Seguridad, Uptime – tiempo que estas online, etc…)

Además tendrás que estar pendiente de absolutamente todos los aspectos para su buen funcionamiento y, si es la primera vez que vas a tener uno (aunque sea contratado por otra empresa, da igual), vas a tener que afinar mucho las opciones que vas a habilitar y deshabilitar porque puede ser crucial para que, aparte de tener visibilidad, tengas un buen posicionamiento en los buscadores, caídas del sistema, etc…

   

Como te decía antes, si es la primera vez que vas a contratar un servidor dedicado y no tienes los conocimientos necesarios para su correcta gestión, contrata un servidor dedicado Administrado, así sólo tendrás que ocuparte de tus proyectos online, tu empresa de hosting se ocupará del resto.

 

Los 5 errores que se cometen con los servidores dedicados

En realidad podríamos mencionar muchos más errores que se suelen cometer, pero aquí tienes algunos errores básicos que se cometen cuando se empieza con servidor dedicado.

 

servidores-dedicados-1

1) Poner contraseñas simples

Poner una contraseña simple  puede provocar vulnerabilidades muy severas. Debes olvidarte a toda costa de las contraseñas típicas ‘0000’, ‘01234’, tu nombre, el de tu perro o la de tu novia.

Cuanto más difícil lo pongas mucho mejor, para ello te recomendamos que en la contraseña incluyas acentos, mayúsculas, números, comas, etc,.

Para darte un ejemplo, una contraseña ideal sería algo parecido a esto:

tt%yHJN¨´,,0025JaN?~

2) Deshabilita los logins de root

Si no tienes experiencia sobre el campo y si es posible, no habilites los logins de root. Esto te puede parecer extraño e incomprensible, pero para que te hagas una idea (y seguro que así lo entenderás mucho mejor),  al tenerlo habilitado es como si le pidieras a alguien desconocido que se lleve tu coche o que entre en tu casa.

Si haces eso ¿qué te podría pasar? Quizás no te pase nada, pero todo apunta a que te pueden robar ¿verdad? Pues con los logins de root pasa exactamente lo mismo.

Así que ya sabes, si realmente no es necesario deshabilítalo.

3) Desactiva los permisos 777

Si es posible, desactiva a toda costa los permisos 777 porque pueden ser muy problemáticos. Pero ¿por qué? Pues básicamente porque estás permitiendo que cualquier persona pueda hacer las modificaciones que quiera tanto en archivos como en las carpetas; yo de solo pensarlo ya me da miedo la verdad.

El máximo recomendado en carpetas sea de 755 y de archivos 644.

Asi que ya sabes, toma nota de esto que es importante 🙂 .

4) Deshabilita telnet

Otro de los errores más comunes entre los principiantes es la habilitación del telnet. Se desaconseja totalmente su uso y se recomienda por contra el SSH.

5) Trabajar directamente sin conocimientos previos

Si es la primera vez que trabajas con un servidor dedicado, te recomendamos encarecidamente que lo pruebes absolutamente todo antes de poner el server en activo. Básicamente porque tu proyecto online puede acabar perjudicado porque tendrás caídas de la red, ralentización de la web, entre otros muchos aspectos más.

Evidentemente la espera no le gusta a nadie y quizás te tires un tiempo probando y probando antes de activar tu web, pero es preferible eso que no empezar con mal pie ¿no crees?.

Para evitar contratiempos lo más recomendable es contratar un servidor dedicado administrado, eso sí, valen una pasta 😉 así que evalúa bien tus necesidades y comprueba si realmente es lo que necesitas. Siempre puedes empezar por un servidor VPS y si sigues creciendo pasarte a uno dedicado. (Los VPS son mucho más fáciles de gestionar).

 

 

Derechos de foto: Freedigitalphotos

Deja un comentario